La Sala II de la Cámara Federal de La Plata confirmó el rechazó del habeas corpus promovido por un grupo de personas privadas de su libertad en el Complejo Penitenciario de Ezeiza. En la presentación solicitaban que se les permita el ingreso y uso de celulares para comunicarse con sus familias mientras duren las restricciones de circulación. 

En primera instancia, el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 1 de Lomas de Zamora rechazó la acción. En la causa se acreditó que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación entregó equipamiento informático para la puesta en marcha del “Protocolo de Vinculación Familiar y Social a través del sistema de videoconferencias”. También, se instalaron teléfonos en los pabellones y se repartieron tarjetas telefónicas. 

Los accionantes apelaron la decisión, pero la Cámara Federal de La Plata confirmó el rechazo. Los jueces César Álvarez, Roberto Agustín Lemos y Carlos Alberto Vallefín, analizaron las distintas medidas que adoptaron las autoridades para garantizar la comunicación con sus familias de las personas privadas de su libertad. 

En ese sentido, consideraron que las acciones realizadas “constituyen un aceptable medio de compensación de las restricciones originadas en la suspensión de las visitas, guardando correspondencia con lo sugerido por los organismos de protección de derechos humanos”. 

Además, subrayaron que el ingreso de teléfonos móviles está prohibido por la normativa vigente y que “no estarían sujetos a los controles a los que se somete a las líneas telefónicas existentes en los pabellones (o sea, la advertencia al destinatario que la llamada se efectúa desde una unidad carcelaria)”. 

Por último, dispusieron que el juez de primera instancia realice un seguimiento acerca de la continuidad de esos medios y de su correcto funcionamiento, requiriendo informes semanales a las autoridades del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza y a la Secretaría de Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación