El ministro de Seguridad de Santa Fe hizo hincapié en la problemática causada por el narcotráfico y su relación con la policía, por eso cree necesaria una reforma judicial federal. “Buscamos una reforma de la Justicia federal santafecina porque ha hecho la vista gorda al narcotráfico por años”, expresó el funcionario del gobierno de Omar Perotti.

Para atacar esta problemática, Sain explicó que se está impulsando con el Gobierno Nacional y Provincial la reforma a la justicia federal en Santa Fe. Además, se pidió al Gobierno Nacional de Alberto Fernández la aplicación inmediata del nuevo Código Procesal Penal, donde se buscará entre otros puntos, el fortalecimiento de las fiscalías y la creación de una Secretaria del Narcotráfico. "La Justicia Federal santafecina ha hecho vista gorda a todo esto y también fue cómplice de las bandas delictivas", espetó.

“Cuando llegamos al ministerio nos encontramos con dos cuadros: por un lado, una problemática criminal bien ocultada por mucho tiempo para evitar pagar el costo político, excepto en los momentos de violencia extrema ya que los muertos no se pueden esconder, con pujas entre grandes organizaciones criminales que disputan el mercado de la droga. Por el otro, la ausencia de un observatorio o dispositivo institucional que mida violencias y delitos para poder establecer estrategias políticas e intervenciones. La propia policía no tiene mapeo criminal”, comenzó a describir el Ministro durante el programa conducido por el abogado y periodista Jorge Rizzo.

En su visión, la mayor problemática de la provincia de Santa Fe está en la relación del narcotráfico con los altos jefes policiales.  “Desde Buenos Aires hemos visto y escuchado en reiteradas ocasiones sobre la violencia extrema por parte de la banda “Los Monos”, pero nunca sobre la banda de Alvarado, la otra facción criminal, quien recién fue detenido en 2019 luego del asesinato del prestamista Lucio Maldonado en noviembre del 2018”.

El clan Alvarado, los herederos de los "Monos"

Alvarado armo un imperio a la sombra del Estado, algo que es imposible sin estructura judicial que los investigue”, remarcó Sain y señaló que desde la aprensión de Esteban Alvarado, se comenzó a trabajar sobre tres estructuras: la estructura económica, la de sicariato y sobre la protección policía. “Ahí detuvimos una serie de altos jefes policiales que formaban parte de la nómina; jefes que han estado en mucho tiempo en lugares clave en teoría persiguiendo este tipo de delitos cuando en realidad los protegían”, agregó.

En relación a la presencia de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) en Santa Fe, explicó que “no ha tenido la incidencia como si la tuvo en Rosario”. “Tenemos la las cárceles abarrotadas de fumadores de marihuana, y las grandes organizaciones”, exclamó.

Santa Fe es una provincia bipolar, con dos centros políticos nítidamente diferenciables. Es una configuración política muy particular, por ende las estrategias son distintas. Hay un mercado muy prolífico en Rosario, y el consumo viene desde sectores medios y altos, con una enorme cantidad de dinero va a parar a los centros financieros, emprendimientos inmobiliarios donde se mezcla la plata sucia con la plata legal. Lo que vemos es la cara plebeya del narcotráfico, que es donde está el mercado, pero la otra cara es la del consumo recreativo de las clases más pudientes. En Rosario muchos negocios se financian con la plata del narcotráfico", dijo Sain.

Finalmente, en relación a la problemática de la supuesta compra de armas, Sain identificó como “una movida política”, e hizo hincapié que en Santa Fe, el 30% de la estructura de movilidad no están a disposición por problemas mecánicos, y que la policía tiene una parva de armas en custodia policial en lugares que no son para eso, mientras que sobre la violencia en fútbol en la provincia, identificó que “hoy un partido entre Rosario Central y Newell's Old Boys debe jugarse sin público por esta razón".