Se trata del juez de Misiones, Fernando Verón, quien juzga delitos ligados al narcotráfico. Tras un entrecruzamiento de llamadas, se desbarató un “plan criminal” para asesinarlo porque se cerraron las fronteras por la cuarentena. La polémica por los celulares en unidades penitenciarias.

"Dale hermano. Tenemos que solucionar ese problema antes que crezca. Y no tiene que saber nadie. Lo mejor es esperarlo cuando va a trabajar", fue el mensaje de Whatsapp entre dos delincuentes enviado entre el 10 y el 13 de marzo.

En esos días hubo otros más específicos sobre el plan criminal: "Pedí a Brasil. Tres pistolas metra"; "hace un seguimiento estos días cuando sale a trabajar. Lo mandamos hasta un semáforo y chau", y "loco Andi habló con vos el tema de Verón. Ese hijo de mil...".

El ideólogo del plan negó las acusaciones. Según el sitio Misionesonline, desde la cárcel Néstor Fabián “El Negro” Rojas afirmó que “odia” al juez Verón, aunque negó haber orquestado un plan para  asesinar al magistrado con sicarios brasileños, desde el penal de Ezeiza, donde está detenido por narcotráfico. “No soy ningún nene de pecho, pero no puedo hacerme responsable de hechos que no cometí”, dijo.

Desde la AMFJN, en el comunicado 81 de hoy advirtieron que las nuevas disposiciones en el marco del Covid-19 como el uso de celulares de los detenidos en cárceles federales puede haber facilitado el diseño de este plan criminal para asesinar al juez Santos. “Es necesario un plan rápido y eficaz de prevención y acción contra esta problemática como ocurrió con magistrados de Paraguay y México días atrás”.

En tanto, la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial (FAM), presidida por el juez civil Ariel Ariza, expresó su repudio y su solidaridad con el magistrado misionero. "La FAM hace llegar su solidaridad al Dr. Fernando Luis Verón y a su familia, y acompaña a la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de Misiones en el repudio de estos hechos, poniéndose a disposición para colaborar en todo aquello que garantice la seguridad de los funcionarios y magistrados y la convivencia pacífica de los ciudadanos de esa provincia".

Operativo de la Prefectura en causa de narcotráfico en Misiones. (crédito: PNA)

En tanto, desde la FAM ahondaron con “mayor preocupación la existencia de un plan criminal de atentar contra la vida” del juez Verón. Pidió que los tres poderes del Estado se tome nota de una “situación consistente en amenazar y atentar contra los magistrados” de distintas jurisdicciones cuando las investigaciones y procesos afectan a organización criminales.

“Es imprescindible determinar las responsabilidades sobre estos hechos e incrementar las medidas para prevenirlos en resguardo de la plena vigencia de la Constitución Nacional y de los derechos de la ciudadanía”, agregó la FAM que nuclea a jueces de todo el país.

En tanto, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN) expresó que ni el juez Santos ni su colega Miguel Ángel Herrero tienen custodia así como las fiscales de Posadas, Vivian Barbosa y Viviana Vallejo, de Oberá que tienen a su cargo causas sensibles en las que se investigan asociaciones ilícitas relacionadas con el tráfico de estupefacientes.

“Este tipo de ataques no constituyen hechos aislados”, esgrimieron con preocupación desde la AMFJN y exigieron a los poderes nacionales y provinciales “reforzar las medidas conducentes para el resguardo de la seguridad personal y familiar de los magistrados/as a cargo de estas investigaciones”.

Hoy, tras desbaratarse el plan criminal ideado para matar al juez Verón, tiene custodia permanente de la Policía de Misiones. Quedó sin efecto tras el cierre de las fronteras y los controles en las rutas que se dispusieron para evitar la propagación del Covid-19.