El Fiscal General ante la Cámara Federal de Casación Penal, Raúl Pleé, solicitó que se rechace el recurso de casación interpuesto por la defensa de un hombre condenado a cuatro años de prisión quien reclamó la nulidad del debate oral y público por haber sido realizado a través de una plataforma virtual durante el aislamiento preventivo social y obligatorio.

El fiscal federal, en el dictamen al que accedió Tiempo Judicial, consideró que los sistemas de videoconferencia no afectan al principio de inmediación, porque no implican “que deje de ser el juez el que examine y valore la evidencia”. Y agregó que “no se afectaron los derechos del acusado a proveer a su defensa e interrogar testigos, consagrados en la Convención Americana de Derechos Humanos”.

El recurso de la defensa del condenado por drogas fue presentado ante el Tribunal Oral Federal N°2 que le impuso una pena de cuatro años de prisión por el delito de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes, bajo la modalidad de tenencia con fines de comercialización.

El abogado defensor, Santiago Finn, sostuvo que el desarrollo del debate por videoconferencia, ante la exigencia previa de que se realizara de manera presencial, había “desnaturalizado el juicio y restringidos derechos procesales y, en consecuencia, se requirió la nulidad”. El abogado reclamó que se vieron afectados los derechos de un juicio “oral, la defensa material del imputado y al control exhaustivo de la prueba producida”.

“Faltaron elementos que hacen a su esencia (…) consagrado en nuestra legislación procesal como es la presencia de todos los intervinientes en una misma sala. En vivo y en directo, como vemos aclarado en las transmisiones televisivas”, expresó el letrado en su apelación pidiendo la nulidad del juicio remoto.

Y  citó en el mismo sentido el fallo "Casal" de la Corte Suprema que afirma que el “principio de inmediación” requiere la presencia de los jueces, por lo tanto, se desprende que la “audiencia de debate debe ser presencial y que no puede ser sustituida o reproducida para controlarla” porque cuando se “mira una filmación no se percibe directamente con los sentidos y sin intermediación.”

El juicio "Vialidad" se está realizando vía remota por Zoom (crédito: Fiscales)

La respuesta del fiscal Pleé

En la instancia de apelación, el fiscal federal ante Casación argumentó que  “(…) resulta irrazonable el intento de presentar a la inmediación como la prohibición de la utilización de herramientas informáticas, pues ella de ninguna manera implica que deje de ser el juez el que examine y valore la evidencia. Los sistemas de videoconferencia no ‘reciben’ la prueba por el juez devolviéndole un informe, sino que le permiten a él observar por sí mismo lo que ocurre en el debate”.

El representante del MPF dijo que no puede “abstraerse la regla de un precedente” como el fallo Casal de la Corte Suprema “prescindiendo de los hechos del caso en que se planteó” y sin tener en cuenta el contexto de pandemia en el cual vive hoy la Argentina y el mundo.  

El surgimiento de la pandemia de la enfermedad por coronavirus Covid-19, la disposición del ASPO y las medidas adoptadas por distintos tribunales y órganos administrativos -como el Servicio Penitenciario Federal- para continuar los procesos penales son circunstancias que no fueron tenidas en cuenta en el caso ‘Casal’, como así tampoco, más en general, las herramientas que posibilitan desarrollar audiencias a distancia”, señaló Pleé para luego firmar el dictamen ante la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal pidiendo que se rechace el recurso de la defensa y confirme el fallo condenatorio.