El gobierno bonaerense citó para esta tarde a la Asociación de Judiciales Bonaerenses (AJB) para una nueva negociación sobre el aumento salarial. La reunión tendrá lugar a las 14 y contará con la presencia del sindicato y representantes del Ministerio de Economía de la provincia.

Desde la percepción de la AJB no habrá un acuerdo en esta convocatoria, ya que tampoco la hubo en las otras reuniones que mantuvieron el Gobierno con los docentes y la administración pública. El sindicato considera que hay mayores posibilidades que se llegue a un convenio la semana próxima, en una nueva citación y luego de que se firme la paritaria nacional de estatales.

El secretario general de la Asociación de Judiciales Bonaerense (AJB), Pablo Abramovich, explicó a Tiempo Judicial que el gremio presentará en la reunión algunas cuestiones puntuales: “lo primero es cómo garantizamos que no haya pérdidas salariales en este 2020, es decir, que los salarios vayan acompañando a la inflación. Para tener una idea, al día de la fecha solamente hubo un nueve por ciento de aumentó, cuando ya tuvimos 19.15% de inflación, y se espera un 30% para fin de año”.

Según recordó el dirigente, la mayor pérdida de poder adquisitivo se dio durante el gobierno de María Eugenia Vidal, puntualmente en el en el 2018 y 2019, que hubo un viraje en “las políticas del Gobierno provincial, donde no se convocó a los gremios y la gobernadora dispuso aumentos unilaterales”. Para que esto no ocurra desde el sector judicial se buscará un implementar un mecanismo, como una cláusula gatillo, que garantice que no haya una pérdida salarial.

Además, otro de los ejes será idear la forma de recuperar la pérdida salarial que hubo en los últimos dos años. “Hoy los salarios están muy por debajo de los que había en años anteriores”, aseveró el secretario, y consideró que “según la experiencia de muchos años de paritarias, con Gobiernos de diferentes signos, esa decisión política de resolver el problema se tiene que pensar en hechos concretos”.

La complejidad de los sueldos judiciales, según indicó el sector, se profundizó con la llegada de la pandemia, la crisis económica y la caída de la recaudación, y aseguraron que “realmente va a ser difícil llegar a un acuerdo”. También, se deberá tener en cuenta que el poder judicial tiene algo más de 27.000 integrantes, de los cuales al sindicato representa al menos 24.000, un número grande de empleados que se verán afectados de forma directa.

“Claramente, en el gobierno de Vidal, el objetivo era bajar los salarios y lo hicieron en todo el Estado provincial, junto la idea de destruir la carrera del empleo público. Por eso se plantea al nuevo Gobierno que es necesario recomponer los sueldos de todo el Estado”, concluyó Abramovich.