La acusación es que De Andreis incrementó su patrimonio en los cuatro años que fue ministro del presidente Macri en la Casa Rosada. En detalle, la denuncia dice que “en 2015 tenía un patrimonio declarado de 2.258.147 pesos y se retiró en 2019 con 13.149.190 de pesos, lo que para el denunciante no tiene justificación”.

En la investigación que inició formalmente el experimentado fiscal federal Jorge Di Lello que tiene a su cargo el juez Sebastián Casanello están imputados junto con el ex secretario de la Presidencia su esposa, María Sol Ascanope, la ex subsecretaria de Comunicación Presidencial Fátima Micheo, su esposo Andrés Grippo, dos empresas (Charles Francis Cartier, BOIZO INVESTMENT S.A) y la inmobiliaria Darwin S.A, según el escrito al que tuvo acceso Tiempo Judicial.

En detalle, según la fiscalía, De Andreis comenzó en "la gestión pública nacional declarando ante la O.A. un patrimonio de pesos dos millones doscientos cincuenta y ocho mil ciento cuarenta y siete ($2.258.147) y se retiró 4 años después declarando un patrimonio neto de trece millones ciento cuarenta y nueve mil ciento noventa ($13.149.190) resultante de un activo de $20.998.923,92 y un pasivo de $7.849.733,62, es decir que el mismo se habría incrementado casi seis veces".

El ex ministro de Macri, Germán Garavano, junto al fiscal Di Lello.

Tailhade sostuvo que los denunciados se habrían "enriquecido patrimonialmente de manera apreciable e injustificada, mientras ejercieran tareas como funcionarios nacionales en el periodo presidencial del 10 de diciembre de 2015 al 10 de diciembre del 2019".

La fiscalía también explicitó que en la denuncia formulada contra el ex ministro de Macri se acreditó que “el 18 de diciembre de 2018 Fernando De Andreis incorporó a su patrimonio un departamento cuya superficie es de trescientos setenta metros cuadrados de un valor de escrituración de treinta y un millones ciento cincuenta y cuatro mil ochocientos ochenta pesos ($31.154.880), declarando ser el titular del cincuenta por ciento (50%)”.

“(…) no demostró como generó esos ingresos en tres años de actividad pública, además de no declarar que tipo de deuda registra con la inmobiliaria, en que moneda y por qué no realizó pago alguno. Respecto a la propiedad refirió que se ubica en Barrio Parque de esta ciudad, y que la cotización de la misma ascendería al valor comercial de los dólares dos millones (u$s 2.000.000)”, agregó el dictamen del fiscal federal.

Tailhade sostuvo que los denunciados se habrían "enriquecido patrimonialmente de manera apreciable e injustificada, mientras ejercieran tareas como funcionarios nacionales en el periodo presidencial del 10 de diciembre de 2015 al 10 de diciembre del 2019".

La denuncia se basó en un análisis del diputado del Frente de Todos de las declaraciones juradas de público conocimiento que fueron presentadas ante la Oficina Anticorrupción por De Andreis cuando era funcionario público. Hoy, trabaja para el ex presidente en sus oficinas de zona norte para las elecciones legislativas de este año pero ya tiene dolores de cabeza por las denuncias del kirchnerismo en el poder. Habrá que ver cómo actúa Comodoro Py.