Tras una investigación, la justicia cordobesa logró llevar a juicio a un empresario por realizar operaciones comerciales ficticias, utilizando prestanombres y sociedades sin actividad. La causa, involucra a empresas reales que eran utilizadas para triangular la comercialización de cereales sin el pago tributario correspondiente por sumas millonarias.

El principal acusado se llama Luis Fernando Cuello, quien sería el cerebro de la operación para la defraudación fiscal, además de su ex pareja y personas de confianza que figuraban como titulares de empresas truchas. Junto con otras 21 personas fueron llevados a juicio y podrían recibir una pena efectiva de 10 años de cárcel.

El fiscal que interviene la causa como representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), Carlos Gonella, relató en diálogo con Tiempo Judicial que el acusado fue “denunciado anónimamente en un principio por tener cocinas de droga, pero luego de que se realizaran operaciones de vigilancia en su casa, realmente un castillo con vehículos de alta gama y custodiada, pero se descartó y surgió otra denuncia por la comercialización de cereales”.

“Cuello no aparece como titular de ninguna empresa, pero si como armador, y aparece su pareja de ese momento y segundas líneas, su gente de confianza, empleados que aparecen como titulares en estas empresas”, relató el fiscal.

El fiscal Gonella en el juicio vía Zoom. (Fiscales)

En tanto, Gonella afirmó que “una vez que AFIP empezó a investigar las empresas, se detectó que el domicilio fiscal era de familias que no tienen nada que ver, plantas de acopio que están abandonadas o terrenos baldíos”, y subrayó que Cuello intentó aparecer como que hace asesoramiento, pero en realidad es gente puesta por él”. 

La investigación se dirigió principalmente a algunas de las empresas “que empezaron a adquirir un patrimonio importante, pero no tienen una actividad real que lo justifique, son empresas fantasmas”, señaló el funcionario, y explicó que “dentro de estas hay transportadoras que llevan el cereal y empresas reales que operan con las empresas fantasmas, le alquilan y blanquear el cereal”.

“Hay dos causas acumuladas por evasión al IVA y por retención indebida de tributos, además tenemos tres hechos de evasión concretos con un perjuicio fiscal millonario”, concluyó el fiscal. 

Según se pudo constatar desde el MPF, algunas de las empresas que formaban parte de las maniobras eran las firmas F.G. CEREALES SA y LUIS F. FARÍAS E HIJOS SRL (luego CERCAL SRL). Estas, habrían operado habitualmente en el mercado de granos adquiriendo cereal en forma marginal para evadir los impuestos, y se utilizó para el blanqueo de las operaciones, entre otras, a las sociedades ALGECIRAS SA; VERCOVIR SA; CORRETAJES GROUP SA; PRODUC TAN SRL y entre otras.

El Tribunal Oral Federal 2 es quien realizó la audiencia, de forma semipresencial, y el juicio se puede seguir por el canal de YouTube del Poder Judicial de la Nación.