El fuero Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo porteño continúa con la digitalización de las fojas para lograr una despapelización absoluta. Hasta el momento, teniendo en cuenta que se comenzó hace algunos meses, ya se lleva 1 millón y medio de fojas entre varios tribunales que, con medias sanitarias correspondientes por el Covid-19, trabajan en la actualización. La pandemia profundizó el trabajo de todos los juzgados y la cámara de apelaciones para ir logrando una Justicia totalmente on line.

La implementación de la tecnología y la reforma de las formas de trabajo para lograr una mejor dinámica en la resolución de los casos comenzó a aplicarse desde el pasado noviembre, cuando se habilitaron siete salas en las distintas sedes del poder judicial de la Ciudad de Buenos Aires. Esta iniciativa, también agilizará la forma en se pueda acceder a la información para que todos los involucrados puedan ahorrar tiempo.

Actualmente, se han digitalizado en el edificio de Avenida de Mayo al 600, donde hay nueve juzgados de primera instancia, más de 485 mil fojas; en Av. Diagonal Roque Sáenz Peña al 600, con 12 juzgados, fueron digitalizadas 473 mil; en Tacuarí 124, con tres juzgados de primera instancia, se alcanzó la cifra de 503 mil fojas. Más las cuatro salas de la Cámara de Apelaciones del fuero.

El expediente papel va quedando en el olvido para la Justicia.

En diálogo con IJudicial, el responsable del Juzgado 5, Martín Converset, señaló que “el proceso judicial como lo conocíamos ha cambiado por completo, el Covid-19 ha puesto sobre el tapete muchas de las falencias y cambios que el sistema de administración de justicia necesitaba”.

La titular del Juzgado 9, Andrea Danas, consideró que “si bien en 2019 se había comenzado con la firma digital, la pandemia trajo consigo el trabajo en forma remota y la consiguiente necesidad de acelerar el proceso de digitalización de los expedientes que hasta allí habían tramitado en papel, y agregó que el esfuerzo “es y sigue siendo grande, dado el volumen de causas que tiene nuestro fuero, sobre todo en términos de ejecuciones fiscales”.

“Estamos a poco de finalizar con la digitalización de todas las causas ordinarias y los amparos de ambas secretarías, en su mayoría a través de la Secretaría de Administración General y Presupuesto”, explicó el juez Lisandro Fastman, y resaltó que la transformación es “gracias al esfuerzo conjunto de los recursos humanos de nuestro tribunal y de dicha dependencia”.  

El titular del Juzgado número 16 aseveró que se hizo un buen trabajo, y admitió que “se ha logrado cumplir con el envío de expedientes a la oficina de digitalización. Y cada vez que tuvimos la posibilidad de pedir un turno para hacerlo, allí lo hicimos; además, personal del juzgado se ocupó de escanear todos los expedientes que pudimos; que fueron muchos, por suerte”.