Fue Defensora General Adjunta Penal, Contravencional y de Faltas del MPD de la Ciudad desde 1 de enero de 2020 hasta la fecha. Tiene una extensa trayectoria judicial como defensora y es especialista en Mediación y en Derecho Penal.

En la ceremonia oficiada por el Tribunal Superior de Justicia porteño en el día de hoy asumió sus funciones Marcela Millán, la nueva Defensora General del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad. Reemplazará a Horacio Corti luego de 7 años de gestión.  

Millán es la primera mujer que ocupará este cargo desde la conformación del Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a pesar que la defensa pública es una “tarea marcadamente feminizada en la Justicia Porteña”, según expresaron fuentes judiciales.

Millán se recibió de abogada de la Facultad de Derecho de la UBA en 1985. Es Especialista en Mediación (Fundación Libra, 1995). Especialista en Derecho Penal (Universidad de Palermo, 2002). En el año 2003 fue designada Defensora Oficial Penal Contravencional y Faltas a cargo de la Defensoría Nº8 del Ministerio Público de la Defensa de la CABA, cargo en el que se desempeñó hasta el año 2016.

La nueva Defensora General fue electa en diciembre de 2019 como máxima autoridad de la Defensa Pública porteña, con un amplio apoyo institucional que incluyó a organismos de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil.

Una de sus misiones será profundizar el trabajo de articulación trabajará entre los fueros Penal y Contencioso Administrativo y Tributario así como en proporcionar asistencia jurídica integral en casos individuales y colectivos.

En este sentido, hay cargos ocupados por mujeres en al menos dos tercios de las titulares de las defensorías oficiales de primera instancia. Y ahora, una mujer asumió como titular del organismo de la Justicia de C.A.B.A..

En relación a su designación, Millán aseguró “es un gran desafío que emprendo con la plena convicción de que estamos en el camino correcto y que nos queda mucho por hacer. Concibo la gestión como un proceso colectivo y vamos a trabajar para fortalecer la defensa oficial y su rol de servicio público”.

Asimismo, la defensora afirmó que asume “el cargo con el compromiso de aportar toda la experiencia como Defensora durante tantos años y con la sensibilidad que estos espacios deben tener, siempre en función de garantizar una gestión integral con mayor acceso a la justicia en la Ciudad de Buenos Aires, sobre todo para las personas en situación de vulnerabilidad”.