En la provincia de Jujuy se juzgó por primera vez a un abusador con la modalidad de un juez “unipersonal”, encabezado por María Alejandra Tolaba. El hombre fue condenado a 13 años y tres meses de prisión por “abuso sexual con acceso carnal aprovechando la inmadurez sexual de una persona menor de 16 años” a una niña de 14 años en la localidad fronteriza de Yavi.

El resultado del proceso se dio tras la investigación impulsada por el Ministerio Público de la Acusación, que determinó que el hecho se dio entre el 3 y 4 de mayo de 2022, aproximadamente a las 20 horas, cuando la víctima fue a la casa del acusado, quien la había citado.

El hombre, a pesar de la negativa de la víctima, la tocó y realizó acceso carnal. El fiscal actuante, Alejandro Bossatti, había pedido la pena de 8 años de prisión, lo que fue en línea con el pedido que realizó Joaquín Campos, conductor y querella del Centro de Asistencia a la Víctima. La defensa del acusado fue realizada por Sergio Valdecantos, que discentió con la acusación realizada por la fiscalía y solicitó para su defendido una pena menor.

Otro detalle importante es que se estableció en el veredicto que, una vez firme y consentida la sentencia, se obtengan los perfiles genéticos del condenado para que sean incorporados en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual.

Como con sólo un juez es suficiente, los otros dos van a poder dedicarse a otras causas”, expresaron desde el Poder Judicial jujeño al respecto de la modalidad de juicio unipersonal. El mismo, acata con el nuevo Código Procesal Penal de la provincia tras la sanción de la ley 27307.

Esta modalidad se utilizará de forma obligatoria en aquellos casos en los que la pena del delito sea de hasta seis años de prisión. Pero, será optativa para aquellas causas donde el delito comprende penas entre los 6 y los 15 años de prisión y la decisión será entre todos los miembros del tribunal para aquellos casos cuyas penas superen los 15 años de cárcel.