La semana pasada la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Admistrativo resolvió condenar al municipio de General Pueyrredón a reforestar la zona del Parque Camet. El municipio fue condenado por la justicia al considerar que la zona de la reserva se encuentra en “situación de riesgo ambiental” y ahora deberá elevar un plan de gestión integral.

La sentencia, firmada por los jueces Elio Ricitelli, Roberto Mora y Diego Ucin, marca tres puntos centrales, con plazos específicos y con diversos requisitos, que incluyen reforestar y en un plazo de cuatro años incrementando un 25% la cantidad de árboles existentes.

Además se deberá demarcar y controlar la zona de humedales; y apuntar en el plazo de cinco años a reducir el espacio total cedido mediante permisos precarios a privados a un 15% del total de la extensión.

Esos son algunos de los puntos que deberá cumplir e incluir en un plan de gestión integral del Parque Camet el gobierno municipal después de haber sido condenado por la Justicia tras la presentación de un amparo realizada por la Eco Asamblea vecinal. Lo primero que deberá realizar el municipio es confeccionar y presentar un relevamiento ambiental. Para lo cual tiene 75 días hábiles.

Después deberá encarar una serie de “trabajos prioritarios” como límite en 120 días hábiles y finalmente confeccionar y elevar a la Justicia en 180 días un plan de gestión integral del Parque Camet.

Allí se consignaran “los lineamientos de trabajo coordinados, con plazos específicos para su implementación y determinación de las distintas dependencias municipales encargadas de ejecutarlos, que garanticen la adecuada conservación de la reserva forestal y paisajística”.

Uno de los puntos sobresalientes de las exigencias dictadas se centra en el esquema histórico y habitual de entrega de espacios del parque a privados e instituciones deportivas mediante permisos precarios de uso que avala el Concejo Deliberante.