Al frente de la apertura en las sesiones de la Legislatura porteña, Horacio Rodríguez Larreta dijo que en su mandato escuchará "a todos, sobre todo a los que piensan diferente, porque las distintas miradas nos enriquecen". El jefe de Gobierno porteño aseguró que está "orgulloso de la herencia recibida", dijo que recibió "una Ciudad que está preparada para dar el gran salto" y destacó "el liderazgo" de su antecesor, el presidente Mauricio Macri.

 

Rodríguez Larreta también valoró que las gestiones del Presidente y de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, sean del mismo signo político. "Trabajar coordinadamente con la Nación y la Provincia le abre nuevas perspectivas a la Ciudad", celebró. En un discurso leído de 26 minutos y acompañado por su vice Diego Santilli, valoró que al asumir como jefe de Gobierno -el pasado 10 de diciembre- recibió "una ciudad preparada para dar el gran salto y desarrollar todo su potencial".

 

Como en un estadio, Larreta, ferviente hincha de Racing, dijo: "Vamos a dejar todo en la cancha estos cuatro años", dijo Rodríguez Larreta, que prometió mejorar el transporte y la educación pública. "Queremos una ciudad en que las diferencias del norte y el sur sean sólo geográficas", remarcó el funcionario. Además se refirió a los legisladores, que a principio de año aprobaron el traspaso de la Policía Federal.

 

"Esta legislatura porteña es un ejemplo para todo el país del diálogo. Todas las leyes nacieron del consenso", dijo Larreta. El oficialismo no tiene mayoría en la Legislatura, por lo que debe negociar con la oposición para aprobar sus proyectos. "La Ciudad está cambiando, el punto de partida es otro, porque muchos de los problemas los fuimos solucionando y empezamos a vivir de otra manera. Las clases empiezan en tiempo y en forma, los hospitales están mejor equipados y las plazas y parques dan brillo", dijo el jefe de Gobierno porteño.