Valeria Britez fue asesinada esta madrugada de un tiro en la cabeza. Por el crimen la policía busca a su ex marido, Walter Scott, quien tenía arresto domiciliario y actualmente se encuentra prófugo. "Le pegaba, la amenazaba, le puso varias veces el revólver en la cabeza", contó la hermana de la víctima al diario La Capital de Mar del Plata. Britez tenía 34 años y siete hijos.

 

La víctima fue asesinada a veinte metros de su casa, en el barrio de Belgrano. Según los investigadores, Britez había salido a comprar algo junto a su hija de 14 años. En el trayecto fue interceptada por Scott quien sin mediar palabra le disparó en la cabeza. Britez murió al instante y la hija, que vio cómo asesinaban a su madre, entró en un shock nervioso.

 

“Ella estaba en la esquina, iba al almacén junto a su hija, que hoy tenía previsto probarse en vestido para festejar sus 15. Scott le puso el revólver en la cabeza y la mató”, aseguró Inés, la hermana de Britez.

Según Inés, su hermana había logrado que la Justicia le otorgara una orden de restricción de acercamiento pero el hombre solía presentarse en la vivienda con frecuencia para pedirle que volvieran. “Le pegaba, la amenazaba, le puso varias veces el revólver en la cabeza“, aseguró.

 

Además Inés relató que Scott tendría problemas con las drogas y que había salido recientemente de prisión. “Estuvo preso hasta hace poco, salió y se apareció como si nada”, afirmó.

 

El último fin de semana fueron asesinadas tres mujeres, dos en Santa Fe y una en Entre Ríos. La semana anterior también fue sangrienta con los cinco femicidios de Entre Ríos. Según el observatorio de la organización MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) este año fueron asesinadas hasta octubre más de 226 mujeres. La cifra es similar a las que mide el observatorio de femicidios de La Casa del Encuentro: en 2015 fueron asesinadas 286 mujeres y en 214, 277.