La presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos, defendió el proyecto destacando que en su artículo 1 “entendimos que al hablar de los derechos de las víctimas, nos estamos refiriendo a un derecho de fondo, no de forma”. Señaló en cuanto a las finalidades de la iniciativa que “se reconocen y garantizan los derechos de las víctimas de delitos”, como así también derechos de asistencia, para proteger y garantizar el efectivo derecho de las víctimas.

 

La iniciativa, que elaboró el diputado Sergio Massa (Frente Renovador), se aprobó con 212 votos positivos. Se giró al Senado y, según anticiparon ayer fuentes oficialistas, el Poder Ejecutivo la incorporaría en el temario de las sesiones extraordinarias para que pueda ser convertida en ley.

 

Tras detallar qué se entiende como víctima -toda persona que haya sufrido daños o lesiones físicas o mentales, o menoscabo como consecuencia de la comisión de un delito, entre otras cosas-, dijo que a través de esta norma se establecen principios rectores, como el principio de la dignidad, la buena fe, la gratuidad. Habló de la necesidad de las víctimas de recibir un trato digno, ser informado convenientemente del avance de las causas, y remarcó derechos tales como el de ser notificado del estado de las causas.

 

Al enumerar puntos centrales de la nueva norma, citó que toda víctima que haya sido reportada como desaparecida pueda ser buscada de inmediato, sin esperar como hasta ahora 48 horas. También se establece que se les reciban las declaraciones en sus domicilios.

 

“Sin lugar a dudas esto viene a zanjar una deuda que se tenía con las víctimas. Por mucho tiempo las víctimas estuvieron calladas. Hoy las víctimas hablan; no tendrán un resarcimiento aquellos que perdieron a sus familiares, pero quieren que el Estado les brinde lo menos que necesitan: Justicia y un trato digno e igualitario”, concluyó la diputada jujeña.

 

El régimen previsto en el proyecto de ley estipula a su vez que las denuncias no se radiquen más en comisarías sino que se efectúen en Centros de Asistencia y Protección a la Víctima de Delito, que estarán disponibles las 24 horas, y que contarán con un equipo interdisciplinario de médicos, psicólogos, asistentes sociales y abogados a disposición.

 

Además, la iniciativa permite al damnificado o sus familiares acceder a un abogado que los oriente, los asista con patrocinio gratuito o les permita constituirse en parte querellante con capacidad de oposición.