La justicia porteña condenó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) al pago de 1 millón de pesos a dos padres por daños y perjuicios por la muerte de un niño en situación de calle en 2010. 

 

Víctor Trionfetti, titular del juzgado N° 15 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, destacó en su fallo que había "una situación de violación evidente de la dignidad de las personas afectadas, también de los intereses superiores de los niños y adolescentes, incluida la persona por nacer, todos viviendo en condiciones de salud precarias y con un ostensible menoscabo del derecho a la vivienda digna". 

 

Así como también remarcó que “el frente actor está formado por una familia de personas con un alto grado de vulnerabilidad” ya que la familia vivía en la calle.

 

El Estado ofreció a la mujer embarazada que concurra a un parador del programa Buenos Aires Presente “sólo para pernoctar”, parador que “no logra contener a las familias biparentales” y es “exclusivo para mujeres solas y con hijos menores de edad”.

 

"Con el rigor del clima de esos días y con niños en situación de salud delicada (uno recién nacido y otro con noticias de estar enfermo), el BAP, es decir, el Estado, se limita ‘en los consecutivos días del mes’ a acompañar a la familia hacia la búsqueda de un lugar propicio para el alojamiento” sentenció el magistrado. 

 

Y aseguró: “Murió de noche y en la calle un tiempo y un lugar donde jamás debería estar un niño de veintiséis días de edad”.