Fue aprobada en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, la nueva ley de honorarios que incrementará el pago que regulan los magistrados en favor de los abogados, que a partir de ahora se contabilizará con la unidad de moneda "JUS". 

 

La nueva ley reemplaza un decreto ley vigente hasta la actualidad, que se había originado en los años 70, y establece que será "nulo todo pacto o convenio que tienda a reducir las proporciones establecidas en el arancel fijado por la nueva norma, así como toda renuncia anticipada total o parcial de los honorarios".

 

La norma determina los honorarios que percibirán los abogados a partir del "Jus", la unidad de honorario profesional, que será del 1% del sueldo que percibe un juez de primera instancia por todo concepto y con 12 años de antigüedad.

 

Así se establece la naturaleza alimentaria de los honorarios profesionales y se ratifica el carácter de orden público de los mínimos arancelarios. El nuevo régimen modifica el sistema de pactos y convenios: incorpora aranceles a materias antes no reguladas propias del derecho de familia vigente, el proceso penal y el contencioso administrativo, agiliza los sistemas de notificaciones y clarifica las cuestiones atinentes a la mora y a los intereses moratorios. 

 

Por otra parte, sanciona con nulidad los autos regulatorios que no se funden circunstanciadamente en las normas de la ley, limita la discrecionalidad judicial en la creación de bases regulatorias alejadas de los reales intereses económicos debatidos, e incorpora como causa de destitución en los términos de la ley de enjuiciamiento la violación de los mínimos arancelarios por parte de los jueces.