Tras el comienzo de la segunda ola de coronavirus, que alarma por las altas y repentinas cifras que se informan, la Asociación de Agentes Fiscales de la Provincia de Buenos Aires, cuya titular es Mariana Dongiovanni, y que fue conformada en principio de la pandemia, emitió un fuerte comunicado para señalar la falta de recursos materiales y humanos en los distintos juzgados, además de la falta de nombramientos en cargos.

Con representantes de los 19 departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires y más de 300 fiscales, la flamante Asociación de Fiscales de la Provincia de Buenos Aires, cuestiona que no hay recursos de infraestructura ni tecnológica y que los turnos de las fiscalías son extensos. Y así lo hizo saber antes sus autoridades del Ministerio Público Fiscal bonaerense a cargo del procurador Julio Conte Grand.

“Como consecuencia de un proceso que lleva décadas de desarrollo, la degradación del sistema penal en nuestra provincia ha arribado al límite de lo tolerable”, comenzó duramente el documento y señaló que su “ámbito de actuación resulta ser el más extenso, poblado, de mayor conflictividad y vulnerabilidad social; todo lo cual se ve reflejado en la cantidad, diversidad y complejidad de los procesos penales que se tramitan en su territorio”.

Según acusó el comunicado, no se observa un “correlato entre la relevancia social otorgada -al trabajo de los fiscales- y la asignación de recursos humanos, de infraestructura y logística necesarios para desarrollar nuestra actividad”, y consideró que “en el año 1998 se impuso a los fiscales la responsabilidad de llevar adelante la persecución penal, sin dotarlos de los recursos necesarios para cumplir su función de manera eficiente”.

"Nuestro ámbito de actuación territorial, resulta ser el más extenso, el más poblado, el de mayor conflictividad social, el que posee mayor número de habitantes residiendo en barrios populares con alto grado de vulnerabilidad social; todo lo cual se ve reflejado en la cantidad diversidad y complejidad de los procesos penales que se tramitan en su territorio"

La asociación indicó, entre varias demandas, que “hay fiscales con turno permanente de 320 días al año las 24 horas, con superposición de funciones simultáneas”, y denunció que el trabajo se realiza en “condiciones edilicias deplorables, con escasez de insumos básicos como impresoras, fotocopiadoras, escáneres, y la ausencia de un plantel de empleados y funcionarios acorde a la demanda de trabajo”.

Entre las aclaraciones que realizó el comunicado, se afirmó: “Nuestra constitución como Asociación encuentra su génesis en la defensa de los derechos que nos asisten como trabajadores, entre los cuales se encuentran derechos vulnerados desde hace demasiado tiempo y cuya salvaguarda se traducirá en una notable mejora del sistema en su conjunto”.

“La relevancia social que nuestra actividad conlleva, impone la necesidad de un accionar urgente en auxilio de un servicio de justicia en materia penal próximo a colapsar”, concluyó el comunico de la asociación.

Comunicado-inicial-Asociación-de-Agentes-Fiscales-de-la-Provincia-de-Buenos-Aires