En febrero de 2020 falleció Maria Luisa Lucas quien con 91 años era la presidenta del Superior Tribunal de Justicia (STJ) chaqueño. Desde entonces su cargo se en el máximo tribunal provincial se encuentra vacante. El jueves pasado comenzó la etapa de oposición para los once candidatos y candidatas a ocupar el lugar.

Lucas integró el máximo tribunal provincial desde el regreso a la democracia en 1983. Antes había sido diputada por el radicalismo entre 1973 y 1976. Lucas conformaba el STJ junto a los ministros Emilia Valle, Alberto Mario Modi, Iride Isabel Grillo y Rolando Toledo.

Durante la primera etapa del concurso se inscribieron doce personas pero para este segundo tramo sólo quedaron once, puesto que uno de ellos no alcanzó a reunir los puntos requeridos en la etapa de antecedentes. En esa etapa se valoraron a los y las postulantes a partir de un puntaje por su actividad profesional y por la actividad académica.

A diferencia de la selección a nivel nacional de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde es el Ejecutivo Nacional el que postula a los candidatos y luego se presta el acuerdo en el Senado de la Nación, en la provincia de Chaco la Ley Nro. 2082-B rige la selección de los postulantes al STJ a través de un concurso de oposición y antecedentes en el que los candidatos se inscriben.

Los y las postulantes al cargo son Víctor Emilio Del Río;  Ernesto Javier Azcona; Jorge Mladen Sinkovich;  Gladis Beatriz Regosky;  Natalia Prato; Gonzalo Leandro García Veritá;  Néstor Enrique Varela; Nelson Guillermo Mussín, Julián Fernando Benito Flores;  Fernando Javier Zabalza y Jorge Gustavo Dahlgren.

El jueves pasado en el salón de usos múltiples del STJ chaqueño comenzó la etapa de oposición. Allí quienes aspiran al cargo expusieron oralmente ante la comisión examinadora del Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento (CMyJE) de la provincia los temas sorteados la semana pasada sobre alguna de las cuatro ramas del derecho que eligieron:  constitucional y convencional, penal y contravencional, administrativo y civil, y comercial y laboral.

Esta última semana de junio se realiza la etapa de oposición con la exposición de un proyecto de "gobierno judicial (plan de gobierno)". "Se valorará especialmente la coherencia de los antecedentes profesionales y personales del postulante, con el rol que le compete al Superior Tribunal de Justicia, como garante del estado de derecho y factor de equilibrio político-institucional del sistema democrático", sintetiza la ley provincial sobre este punto.

La etapa de oposición concluirá con entrevistas personales para que las y los postulantes, "en un marco de prudencial respeto al buen nombre y honor del mismo y la correcta valoración de sus aptitudes morales", expresen su idoneidad técnica y jurídica, trayectoria y compromiso con la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos que les hagan merecer el cargo.

Una vez superadas ambas etapas, los postulantes participarán en audiencia pública para ser interrogados sobre su vocación al cargo, versación jurídica y opinión sobre temas de trascendencia institucional. Es el momento en el que la ciudadanía podrá expresarse sobre las y los postulantes. Después será el Consejo de la Magistratura provincial el que votará el candidato o candidata que será propuesto al Ejecutivo provincial  para que proceda a su designación y jura ante el Superior Tribunal.