En una medida apresurada, el Poder Judicial dio por terminada la investigación por presunto enriquecimiento ilícito contra el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, tras una denuncia de Elisa Carrió. Primicia de Tiempo Judicial

 

El juez federal Sebastián Ramos consideró que Lorenzetti "justificó legalmente la totalidad de su patrimonio", convalidando así el dictamen que había presentado el fiscal Gerardo Pollicita. La denuncia por enriquecimiento, presentada el 13 de enero pasado por los diputados Elisa Carrió y Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica, hablaba de un "sospechoso ocultamiento de activos financieros en el exterior del país, por parte del señor Presidente de la Corte Suprema".

 

Los acusaban también a Héctor Marchi, secretario general de Administración del Máximo Tribunal, quien no habría declarado “al menos un inmueble rural”, según figura en el escrito.

En la denuncia también también se mencionan “rentas provenientes de un plazo fijo" constituído en el banco suizo Credit Suisse, no declaradas". Y que Lorenzetti vive en un departamento de Puerto Madero adquirido por la empresa RATIO SA "a una sociedad inglesa off-shore, siendo la vendedora una filial americana de una sociedad registrada en Londres". 

 

La aliada de Cambiemos denunció que la firma RATIO S.A, de la que serían titulares personas allegadas al magistrado, se encuentra registrada bajo la actividad de “servicios inmobiliarios”. En su sede en la localidad de Rafaela, en la calle Sarmiento al 400, también realiza actividades Pablo Ricardo Lorenzetti hijo.

 

Olga Cossetini 1190, piso 5°, departamento 505, del lujoso barrio de Puerto Madero sería el domicilio alternativo de la empresa RATIO S.A, la que habría adquirido el inmueble a una sociedad off shore registrada en el estado de Delaware de Estados Unidos. En esa propiedad, residiría Ricardo Lorenzetti. 

 

"Se analizó lo denunciado y los informes oficiales y se encontró todo justificado. Así que se desestimó la denuncia", afirmó el escrito del juzgado federal presidido por Ramos. Así de simple. Se espera alguna apelación. Difícil.