El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, sancionó el decreto 43/18 que dispone que los familiares de hasta segundo grado de los funcionarios no podrán trabajar en la administración pública de la CABA, en consonancia con lo anunciado por el presidente Mauricio Macri tras el escándalo con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. 

 

El texto afirma que la disposición es para "mejorar la institucionalidad, la integridad y la transparencia". Los familiares de funcionarios públicos que estén en la actualidad en un cargo deberán renunciar antes del 28 de febrero. 

 

Lo considerado Sector Público son la Administración Central (Poder Ejecutivo), las comunas, los organismos descentralizados, entidades autárquicas, organismos de la seguridad social, las empresas y sociedades del Estado, sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, sociedades de economía mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado de la Ciudad tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias.

 

Los únicos familiares de funcionarios que sí podrán trabajar en la administración pública son aquellas personas "designadas mediante procesos de selección por Concurso Público de antecedentes o que cuenten con estabilidad en el cargo", según dice el artículo 3 del decreto.