En una entrevista en Página12, el presidente Alberto Fernández expresó que "La Corte Suprema está mal y hace años era un tribunal prestigioso". También, consideró que se convirtió "en un tribunal muy poco calificado socialmente",y afirmó que "si hay un caso del lawfare por antonomasia, es el de Milagro Sala y la Corte debería "revisar con cuidado lo que ha pasado con cuidado y con atención".

En ese contexto, el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Alberto Lugones, replicó: “Hoy en día el Poder Judicial claramente no está bien considerado. Hay un porcentaje muy alto que piensa que se trabaja mal y que no se brindan respuestas en el tiempo oportuno, y eso es algo que no se puede negar".

Además, apuntó directamente contra el tiempo que le toma a la Corte Suprema resolver los casos que le llegan: "En la Corte tenés sentencias que están para resolver hace seis años, como la cuestión relativa a la integración del Consejo de la Magistratura, y uno ve que los plazos los determina la necesidad política de la Corte. No hay plazo que los obligue a resolver las cuestiones que tienen pendientes".

Reforma Judicial

En este sentido, Lugones criticó que dependiendo quien quiera ejecutar una Reforma Judicial se la denosta y agregó que se instala que se busca la impunidad de ex funcionarios públicos cuando la reforma se busca hace muchos años.

"Cuando la reforma la quiere hacer el otro, y yo no tengo el poder de lapicera para definir quiénes van a ser los jueces que se van a encargar de esa reforma, digo que hay un objetivo oculto. En este caso ese objetivo sería buscar el indulto de alguna figura política", opinó.

 "Lo que era un tribunal prestigioso en los años de Néstor Kirchner, hoy es un tribunal muy poco calificado socialmente", sostuvo Fernández en una entrevista con Página/12 y el canal IP Noticias.

Sobre la impunidad que instaló la oposición, el presidente de la Nación señaló que "la Justicia tiene que darse cuenta de que está funcionando mal y todos los argentinos tenemos que darnos cuenta que cada vez que uno habla de la justicia, inmediatamente los medios plantean que estamos buscando la impunidad de Cristina y eso no es así. Acá los impunes son algunos opositores porque saben que tienen una justicia que les responde y todos los medios que los protegen".

Ampliación de la CSJN .

En otro tramo de la entrevista, Fernández se refirió a una eventual ampliación de la Corte: "Supongamos que ampliamos a 9 a 12 o a 44 miembros la Corte Suprema. Mientras siga con las mismas lógicas del presente, donde uno llega con un recurso extraordinario y con arbitrariedad dicen cuál toman y cuál no, nada va a servir. Hay un problema de inicio de origen en el funcionamiento de la Corte que es el alcance del recurso extraordinario".

Actual composición de la CSJN.

En materia estadística, Fernández mencionó algunos números sobre los expedientes que resolvió el Máximo Tribunal "en el año 2019 que según me dijo uno de sus miembros hace un tiempo, dictó alrededor de 26 mil fallos, pero sólo 300 tenían fundamentos”. Y criticó que “usaron ese recurso del artículo 280 para no revisar una causa que involucra a un exvicepresidente y habilitan un recurso extraordinario por dos jueces trasladados y lo transforman en una cuestión institucional gravísima".

En ese sentido, el presidente abogado cree que como impulsó en uno de los proyectos de la Reforma Judicial hay que revisar el recurso extraordinario. “Yo creo que la Corte tiene que volver a hacer lo que originalmente fue en la Constitución. La crisis de la justicia es un tema que no se debatía y que hoy se debate. Es un tema que estaba oculto y que hoy está presente. Y yo lo he puesto en el escenario. Esto antes no se hablaba así y así habla el Presidente. Ahora, claro, tengo cierta impotencia porque es un poder autónomo en la República y como yo soy un republicano de verdad, respeto esa autonomía, pero no quiere decir que yo avale lo que ellos hacen".

Caso Milagro Sala

Al ser consultado sobre si habló el caso de Milagro Sala con el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, Fernández señaló: "Sí, pero él no comparte mi opinión. Y a Morales lo eligieron los jujeños. Y yo tengo que respetar eso. Ahora, eso no quiere decir que yo comparta lo que ha pasado con Milagro Sala".

Por último, recordó una situación que vivió cuando fue a visitar a Sala y relató: "Cuando pedí autorización para ir a verla (en 2016), me la dieron para el 31 de diciembre a las 4 de la tarde. Me presenté con mi credencial de abogado, me hicieron pasar a una sala donde me sacaron toda la ropa para controlar. Nunca en mi vida profesional viví eso. Nunca. Aún así, la vi y pude dar testimonio ante la CIDH de lo que estaba pasando".