La elección de Horacio Rosatti como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación trajo aparejados chispazos en el Poder Judicial y entredichos que, en los últimos días, intenta transmitir algo de calma a los integrantes de un poder que inició un nuevo mandato. Por un lado Rosatti, como nuevo eje del Poder Judicial, y por el otro Ricardo Lorenzetti, ex presidente que se mostró crítico sobre las formas de su elección.

En el caso del nuevo presidente, en una charla realizada en la UCA el nuevo presidente afirmó: "El juez que juega a ser político es mal político y el político que judicializa una decisión que no pudo resolver, no debe quejarse de la decisión judicial”. "Es muy importante que se comprenda que son percepciones diferentes de la realidad, no necesariamente opuestas, son diferentes, hay que entenderlo y no asustarse y tratar de comprender al otro", expresó.

La tensión que hay entre los ministros no terminó ahí. En una entrevista realizada en A24 ayer con Luis Novaresio el ministro Lorenzetti intentó transmitir “tranquilidad a la sociedad y a los jueces” y afirmó: “No hay una crisis. La Corte Suprema va a seguir resolviendo los casos, siempre vamos a encontrar la mayoría. Quiero transmitir tranquilidad a jueces y juezas, no cambia todo por el cambio de la presidencia”.

Asimismo, remarcó que entre los miembros del tribunal todos tienen “ideas diferentes, pero hablamos”.

El nuevo miembro de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, junto con el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti.

Yo no impugné ni pedí la nulidad de la designación del doctor Rosatti. Al contrario. Creo que fue un problema interno, que hoy está solucionado. ¿Por qué mandé una carta? Porque yo creo que sí hay cuestiones que nosotros debemos explicar a la sociedad”, enfatizó el juez en referencia a lo ocurrido.

Entre sus declaraciones señaló que su responsabilidad es “cuidar los derechos de las personas y no andar haciendo disputas de este tipo. Esto fue algo circunstancial, pero no es lo que corresponde. Tenemos la responsabilidad institucional de que la Corte funcione bien y va funcionar bien”.

“Nunca se hubiera votado a mí mismo, yo no cambio mis ideas”, deslizó Lorenzetti.

Este cuestionamiento fue el que más se profundizó en su correo, enviado a sus colegas de la Corte. “Repite vicios moral y jurídicamente descalificados”, enfatizó.

Horacio Rosatti fue electo nuevo presidente la semana pasada con la mayoría de tres votos incluso el suyo, conseguidos con el apoyo de Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz sin la participación de Elena Highton y Lorenzetti. Tras las turbulencias, habrá que ver si las tensiones tomarán la centralidad del máximo tribunal de cara a las elecciones y a tres años de mandato del nuevo titular con cambio elecciones presidenciales incluídas.