Según fgs los acusados de haber facilitado la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez del penal de General Alvear fueron liberados por la Justicia de Azul, confirmó la gobernadora María Eugenia Vidal.

 

"El problema es la Justicia. Por ejemplo hoy liberaron a Franco Schillaci y antes al guardia y a Melnyk por la fuga de General Alvear a pesar de que había un montón de pruebas", dijo anoche Vidal en el canal de televisión América.

 

La mandataria formuló esta crítica en el programa Intratables, al anunciar la excarcelación de Franco Schillaci (32), hermano de Víctor (35), quien junto a los hermanos Cristian (44) y Martín Lanatta (42) se evadieron el 27 de diciembre último.

 

Los tres fugados fueron condenados en 2012 a prisión perpetua, junto al otro hermano Marcelo Schillaci (32), por el triple crimen de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), hallados acribillados a balazos en agosto de 2008 en un zanjón de General Rodrí­guez.

 

Por ese caso, además, el empresario Ibar Esteban Pérez Corradi (38), a quien se lo acusa de ser el ideólogo, permanece prófugo desde hace 45 meses, con pedido de captura nacional e internacional y buscado por Interpol.

La semana pasada, la Cámara de Apelaciones y Garantías del departamento judicial Azul excarceló a Marcelo "El Faraón" Melnyk (35), dueño de una pizzerí­a de Quilmes, y al oficial penitenciario César Tolosa, jefe de guardia de la cárcel de Alvear, que también estaban acusados de haber favorecido la fuga.

Días antes, también habían beneficiado de la misma manera a Elvira Martí­nez, ex suegra de Cristian Lanatta, por lo que hoy ya no quedan presos por la facilitación de la evasión, tras la cual los tres prófugos protagonizaron un violento raid delictivo.

Los hermanos Lanatta y Ví­ctor Schillaci huyeron del penal tras robar un auto Fiat 128 que estaba estacionado en el playón de la cárcel, y llevarse cautivo a un guardia, a quien abandonaron unas cuadras más adelante.

Mientras permanecieron prófugos, los evadidos balearon a dos efectivos de la Policí­a bonaerense durante un control de tránsito en la localidad de Ranchos e hirieron a otros tres gendarmes durante los procedimientos que terminaron con las recapturas en Santa Fe.

 

 

La Cámara en lo Penal de Azul ordenó hoy la libertad de Marcelo Melnyk, alias "El Faraón" (35), quien está investigado como presunto encubridor de los ex prófugos del penal de General Alvear, los hermanos Martín y Christian Lanatta, y Víctor Schillaci.

La defensa de Melnyk, preso en el penal de Sierra Chica, había presentado el pedido de excarcelación semanas atrás por entender que no había pruebas en su contra. Y también por considerar que "ya no había motivos para que pudiera entorpecer la investigación, puesto que los prófugos ya habían sido recapturados".

 

La palara de Lanatta con dos T. 

 

ristian Lanatta, uno de los tres condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, habló por primera vez luego de su detención, tras haber estado 14 días prófugo y contó cómo fueron esos momentos y cómo está viviendo sus días en la cárcel. "Había un plan para matarnos a sangre fría, por suerte seguimos vivos, pero el peligro no terminó", dijo preocupado y no agregó más detalles.

 

"Es como una película del Lejano Oeste, esa que miraba de pibe. A veces me levanto y creo que yo no estuve a ahí, ahora salí de la película y siento que todo es un infierno", explicó Lanatta a Big Bang News, a dos meses de la fuga. Además, declaró: "Esto es una cama gigantesca. Hasta en su momento un fiscal mandó a un pastor para que me hiciera la cabeza para acusar a mi hermano. Es todo una locura".

 

Cuando fue consultado sobre si la fuga había dico planeada, el condenado explicó."Mucho no podemos hablar de eso porque tenemos que declarar. Pero te puedo decir que no planeamos nada. Nos abrieron las puertas y salimos. Y vivimos una situación horrible y volvimos a escapar".

 

"Fue todo improvisado. Los catorce días de la fuga fueron una película de lo que aún no logro salir. Estábamos sin protección, sin un peso, no pensábamos ver a ningún narco. Involucraron a mucha gente que no tenía nada que ver y no quiero nombrar. Sólo queríamos fugar de una emboscada que nos hicieron cuando nos sacaron de la cárcel. Luchamos por nuestra vida porque estábamos en peligro. Nos querían matar, había un plan para matarnos a sangre fría. No íbamos a entregarnos, pensábamos resistir. Pero el hambre y la sed nos debilitaron", contó sobre cómo fue el plan de escape.