"Terminar con la impunidad", fue uno de los pedidos del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, ayer en la apertura del año judicial en el palacio de los Tribunales, junto a los otros dos integrantes, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda. 

 

 

Lorenzetti se refirió a la corrupción en el Estado, dijo que es un problema que afecta la credibilidad de las instituciones. En ese sentido, se manifestó a favor de la idea del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, de crear una policía judicial. Y agregó: "La impunidad es una frustración de la víctima". 

 

"En casos como violencia de género, narcotráfico o corrupción, los procesos comienzan pero no sabemos muy bien cómo fueron los hechos y no podemos develar quiénes fueron los autores: esto es una verdadera frustración. Es urgente una política de Estado sobre este tema, que involucra a los tres poderes. Esto no es algo abstracto. Hay denuncias infundadas, pero las que sí tienen fundamento debemos lograr que tengan un resultado", dijo el presidente del máximo tribunal. 

 

Por otra parte, Lorenzetti defendió la sentencia de la Corte mediante la cual el tribunal ordenaba devolver los fondos coparticipables a tres provincias. Y dijo: "Nosotros dictamos sentencias pensando en el largo plazo, en el federalismo."

 

Entre los presentes se encontraban los jueces de la Cámara Federal Penal, Martín Irurzun y Jorge Ballestero; los camaristas de casación, Gustavo Hornos y Pedro David; los jueces federales en lo Civil y Comercial, Ricardo Recondo y Graciela Medina. En tanto, también estuvieron presentes miembros del Consejo de la Magistratura: los consejeros por los jueces Gabriela Vázquez, y Luis Cabral, y por los abogados Miguel Piedecasas y Adriana Donato, entre otros.