Como habían anticipado en su anterior movilización, la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) adhirieron a la movilización organizada por la Confederación General del Trabajo (CGT) y marcharon desde el Palacio de Justicia porque ven como "la situación social empeora cada día". 

 

La UEJN, conducida por Julio Piumato, esgrimieron las razones de adhesión a la movilización en un comunicado: "Cae el consumo, el salario pierde frente a la inflación, aumenta la desocupación y no se ven signos de recuperación de la actividad económica y productiva". 

 

Además, acusaron al gobierno de seguir a "los falsos profetas del neoliberalismo y acusar a los trabajadores y sus organizaciones gremiales de ser los responsables de la falta de competitividad, dados los altos costos laborales". 

 

 

Piumato había adelantado que UEJN se sumaría a la marcha de la CGT el 22 de febrero pasado cuando protestaron contra el traspaso de la justicia nacional al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, impulsado por un acuerdo entre el gobierno de la Ciudad y el poder Ejecutivo firmado el pasado 19 de enero.

 

Desde UEJN sostienen que esta maniobra de traspaso apunta a "domesticar" la Justicia Laboral para legitimar la flexibilización del trabajo y manejar a voluntad la Justicia Penal "para esconder los actos de corrupción". 

 

C6VOX1FXEAYpmGf

 

"Reclamamos urgentes correcciones en la orientación de la política económica, industrial y comercial del país. Priorizando el sostenimiento del empleo, el crecimiento del mercado interno y el desarrollo industrial", comunican desde UEJN. 

 

El gremio de Piumato, además, adelantó que van a seguir movilizados "hasta que se haga efectivo el respeto de los derechos del pueblo, hasta garantizar un mejor servicio de justicia, hasta garantizar el no traspaso y el no a la flexibilización laboral y la impunidad". 

 

UEJN adelantó que mañana se unirá también al Paro Internacional de Mujeres (PIM), con el cese de tareas y una marcha desde el Congreso a Plaza de Mayo.