"Esto es tierra liberada", dijo la jueza federal María Romilda Servini de Cubría luego de sufrir un robo en el barrio porteño de Palermo frente al edificio en donde vive. Los delincuentes abrieron su camioneta y se llevaron regalos que la magistrada tenía guardados. "Me extraña mucho, realmente", aseguró.

 

El sábado pasado hacia las 14 en inmediaciones del shopping Alto Palermo después de llegar a su domicilio. En la denuncia, elevada ante la comisaría 21, Servini contó que arribó en el vehículo, perteneciente a su pareja, y bajó a comer, pensando que no la iban robar en ese lugar ni a esa hora. Tal fue su confianza que incluso dejó varios elementos personales en el piso de la parte trasera y en el baúl.

 

Según relató ante la Policía, dejó obsequios que había recibido recientemente por el Día de la Madre como zapatos, ropa, un GPS y algunos elementos electrónicos. De acuerdo con sus cálculos, esos elementos tienen un valor de por lo menos 25 mil pesos.

 

Servini de Cubría remarcó que la camioneta tiene un cierre centralizado automático con la llave, con lo cual debieron abrirla de la misma manera y sin que sonara la alarma. También contó que tiene vidrios polarizados y que la cantidad de elementos que sustrajeron debieron haberla pasado a otro auto para poder llevarla.

 

"Me extraña mucho realmente. La custodia no estaba. A las cuatro y media me dijo que estaba pero mentira. Al tipo antes no lo había visto", relató Servini. En ese sentido, afirmó que el asalto fue "muy, demasiado profesional". También negó que haya tenido en la camioneta carpetas con causas importantes, ya que -aclaró- no saca los expedientes de su juzgado.