El miércoles por la noche fue baleado el Centro de Justicia Penal de la cuidad de Rosario. Según información oficial, todo indicaría que fue a raíz del inicio este viernes del juicio oral a la "Banda de los Monos" donde son juzgados nueve integrantes, entre ellos, “Guille Cantero”, quien fuese el acusado como líder de la organización vinculada al narcotráfico en esta ciudad santafesina.

En la causa figuran además otros ataques contra edificios judiciales y funcionarios del Poder Judicial. Además de Cantero, los otros imputados son: Daniel Alejandro “Teletubi” Delgado, Damián Oscar Chavez, Lucía Uberti, Leonel Alejandro Fernández y Matías Nicolás César.

En el inicio del juicio, "Guille" Cantero soltó una frase que muestra su impunidad: "Contrato sicarios para tirar tiros a jueces", fue la primera frase que se le escuchó decir a Cantero con ironía cuando le preguntaron por sus datos filiatorios y su oficio a pocos minutos del inicio del juicio.

En la audiencia de apertura del debate que se desarrolla bajo una modalidad virtual para los acusados y presencial para los jueces, fiscales y abogados convocados en el Centro de Justicia Penal de Rosario, los fiscales reclamaron penas de entre 24 y 9 años y medio de prisión para los siete acusados.

Fueron dos personas las que dispararon, mientras se trasladaban en una moto, al Centro de Justicia Penal dos balas calibre 9 milímetros que rompieron los cristales. Por ser ese horario, el edificio se entraba vacío.

“Esto fue una nueva intimidación, algo inédito, a horas del inicio del juicio. Estamos consternados”, afirmó a medios locales el presidente del Colegio de Magistrado de Santa Fe, Gustavo Salvador, y consideró que “el Poder Judicial cumplió con su obligación. En el momento que hubo que investigar delitos, se investigó y se llevó a juicio a los responsables que merecieron condenas”.

El juicio está a cargo de Hebe Marcogliese, Rafael Coria y Pablo Pinto, que deberán definir la participación de los acusados en varis ataques contra edificios judiciales, propiedades de jueces y fiscales que investigaron a la banda criminal. De hecho, para minimizar riesgos el juicio se desarrolla de forma virtual.

Al respecto, la justicia rosarina advierte que, de las diez balaceras que vinculan a los miembros de la banda, al menos siete pudieron ser planificadas desde la cárcel por el líder, “Guille” Cantero.

Tuvieron como propósito intimidar a los integrantes del Ministerio Público de la Acusación en particular y del Poder Judicial en general, a fin de impedir el normal desarrollo de sus funciones”, informaron a los medios los fiscales Matías Edery, Gastón Ávila, Miguel Moreno y Aníbal Vescovo. Y, según adelantaron, pedirán la pena de 24 años de prisión.