A raíz de la propuesta del juez de Cámara Marcelo Vázquez, el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires adhirió a la declaración del 15 de septiembre como Día del magistrado y la Función Judicial, en conmemoración de la fundación de la Federación Argentina de la Magistratura (FAM), en 1966, sin considerar a la fecha como asueto. 

 

En el escrito con el que fundamentó su propuesta, Vázquez recordó que el Congreso fundador de la FAM celebró en la localidad de San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires. Desde entonces la Federación representa a los magistrados y funcionarios de los veinticuatro estados provinciales de la Nación Argentina (las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), es decir, a todos los magistrados que desempeñan su función con competencia local, a los poderes judiciales locales que ejercen competencias ordinarias por fuera de la Justicia federal.

 

 

El texto destaca que los constituyentes de la Federación “fijaron entre sus objetivos los de mejorar la administración de justicia; dignificar el concepto público de la magistratura; instar legislaciones progresistas en todo el país; y permanecer ajeno a todo lo que no sean sus fines específicos en terrenos que hagan a ala política, religión, sindicalismo o racismo, incompatibles a la objetividad y prescindencia inherente al ejercicio de la judicatura”.

 

El juez Vázquez hizo mención a la importancia de esta fundación que “agrupa a todos los poderes judiciales de las provincias y los pone en un pie de igualdad”, por lo que la adhesión de la CABA al Día del Magistrado tomando como referencia esta fecha clave implica “un mensaje hacia afuera y hacia adentro de dónde nos referenciamos” ya que “nos consideramos una provincia más”. “Es un modo de reivindicar la labor que desarrollan aquellos que tienen la responsabilidad de administrar justicia y a su vez a nuestros pares de las justicias provinciales y de la Justicia argentina”.

 

En el pedido de declaración se especifica que el Día del magistrado y la Función Judicial no incluye considerar a la fecha como un día de asueto “en el entendimiento que la mejor manera de dignificar la profesión es ejerciendo la jurisdicción con la plenitud y responsabilidad con la que cotidianamente la desarrollan los colegas a los que represento”.