En el marco de la causa que busca frenar la posible demolición del histórico Cine Teatro Urquiza, en el barrio porteño de Parque Patricios, se reunieron para abrir un espacio de diálogo en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) miembros de Gobierno de la Ciudad y el Ministerio Público de la Defensa de la CABA, en representación de los vecinos.

 

En la audiencia estuvieron presentes los vecinos, el Defensor General de la Ciudad, Horacio Corti; la Defensora Adjunta, Graciela Christe; representantes del Gobierno porteño y el apoderado de la firma Establecimientos Campana S.A., propietaria del inmueble. Allí se determinó que también participarán del proceso las áreas técnicas competentes del Gobierno como Planeamiento, Interpretación y Desarrollo y Patrimonio Histórico.

 

El TSJ dispuso que la próxima audiencia será el 13 de noviembre y que las partes deberán presentar un informe con los avances en el acuerdo.

 

En 2013, el Ministerio de la Defensa había pedido un amparo colectivo para que se adoptaran medidas para preservar el Cine Teatro, se ordenara al Gobierno cumplir con sus obligaciones de protección y tutela del patrimonio arquitectónico y cultural, se suspendiera la demolición del edificio y las obras que alteraran su fisonomía y se arbitraran los medios para que en el inmueble pudieran desarrollarse actividades culturales.

 

Recientemente, el organismo dirigido por Corti presentó una queja ante el TSJ "por la afectación de los derechos constitucionales al patrimonio histórico cultural y la memoria de los barrios porteños". Mediante ese recurso, se cuestionó la decisión tomada a raíz de la resolución de la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario que en 2016 confirmó la sentencia de primera instancia que rechazó la acción de amparo promovida por los vecinos.

 

El Cine Teatro Urquiza se fundó en 1926 y llegó a representar uno de los polos culturales más reconocidos de la Ciudad. Allí se presentaron importantes artistas nacionales e internacionales, como Carlos Gardel, Tita Merello y Aníbal Troilo. Durante la década de 1970, el edificio cerró como teatro y comenzaron a funcionar en sus instalaciones distintos emprendimientos comerciales. Dado su valor e importancia para el barrio, los vecinos de Parque Patricios, junto con varias entidades barriales y clubes de la zona, además de actores y miembros de la cultura, bregan desde 2013 por la preservación de este espacio cultural.